¿Cómo son los abuelos de hoy en día? Edad y valor educativo

Los abuelos son un gran recurso, hicieron su parte como padres y ahora tienen tiempo para cuidar a sus nietos; su contribución es especialmente valiosa cuando mamá y papá trabajan. Por supuesto, la vida familiar no es igual para todos y hay abuelos y abuelos: algunos siguen ocupados, otros con mucho tiempo libre; algunos jóvenes, otros mayores; algunos gozan de buena salud, otros padecen alguna dolencia o están enfermos. Hay quienes viven cerca y quienes están lejos. No todos, entonces, se inclinan a asumir obligaciones y responsabilidades.

Abuelos de hoy y ayer

Un hecho es cierto, hay diferencias entre los abuelos de hace setenta años y los de hoy. Los abuelos en ese momento parecían realmente mayores, incluso más de lo que realmente eran.: no hacían deporte, no se teñían el pelo, tenían dentaduras pobres, vestían de oscuro, llevaban consigo sus dolencias pensando que no podían curarlas; también sentían que tenían que llevar una vida adecuada a su edad, que ya consideraban avanzada a los cincuenta. Fue una rara fortuna para los nietos conocerlos a los cuatro: generalmente uno o dos ya habían desaparecido antes de su nacimiento. Los abuelos de hoy son menos austeros que sus abuelos e incluso sus padres, tienen un aspecto juvenil, se cuidan el cuerpo y la ropa y, si no están enfermos, siguen teniendo una vida dinámica: conducen automóviles, toman trenes y aviones, usan teléfonos móviles y, sobre todo, lo hacen No creo que sean viejos, en todo caso se consideran de adultos maduros. Además, los abuelos y abuelas de esta generación durante su juventud han vivido, directa o indirectamente, todas esas transformaciones culturales, sociales, psicológicas, políticas y musicales que caracterizaron el período comprendido entre los años sesenta y setenta.

Fueron ellos (o, si no realmente ellos mismos, sus pares o hermanos) quienes rompieron viejos tabúes, quienes hicieron un cambio radical en las relaciones hombre-mujer, quienes afirmaron exitosamente una serie de libertades civiles e individuales, quienes socavaron, dentro de la familia, el tradicional autoritarismo paterno.

La curiosidad de abuelos y nietos

Ahora bien, estos abuelos no autoritarios, a menudo animados por ideas libertarias, pueden encontrarse en una armonía especial con sus nietos: una armonía que deriva tanto de no tener que ejercer ese rol parental que condiciona la relación con sus hijos, como del hecho que a menudo han tenido, en los primeros años, ideas socialmente avanzadas y una mayor confianza en el cambio que sus hijos, los padres de ahora. Por lo tanto, pueden sentirse galvanizados por el contacto con sus nietos, cuya espontaneidad e idealismo se sienten llevados a apreciar.

TE PODRÍA INTERESAR  Maternidad, trabajo y sentimientos de culpa: una reflexión

Lo pasó shock inicial de ser abuelos sin sentir la edadPor eso, hay muchos dispuestos a cuidar al sobrino o nieta, a tenerlos enteramente para ellos en algunos momentos, incluso a llevarlos de viaje, a dar una mano más o menos sustancial a los padres. Hay mucha curiosidad por la novedad que les ofrece la vida y por los cambios que conlleva el nuevo rol. Al ser más tolerantes y pacientes con la edad, también sienten que pueden representar un elemento de equilibrio en la vida de los hijos, los géneros, las nueras y los nietos.

Por su parte, los nietos, abiertos al mundo, espontáneos y confiados, están dispuestos a apegarse a quienes los tratan con amabilidad y quieren pasar tiempo con ellos. Los niños tienen un sexto sentido para comprender quién está realmente bien dispuesto hacia ellos, quién «piensa en ellos» y quién, por otro lado, no tiene tiempo ni otras cosas en la cabeza.; sin embargo, incluso hacia estos últimos sienten curiosidad: se mantienen a cierta distancia pero los observan, los estudian, tratan de prever sus reacciones y, cuando creen haberlos entendido, intentan hacerse notar, atraer de alguna manera a sus atención.

El valor educativo de los abuelos

Si es bien sabido que la madre es una figura central en la vida de un niño, el «primer objeto de apego» del infante, otros miembros de la familia, los abuelos a la cabeza, pronto se convierten también en puntos de referencia. El pequeño está dispuesto a estar con ellos sin su madre porque saben que pueden confiar en ellos. Y si los abuelos no corren y se mueven más lento que los padres, él los acepta como son, a menudo aprovechando su ritmo más lento.

TE PODRÍA INTERESAR  ¿Por qué es tan difícil ser padre de un adolescente?

Los abuelos no solo son un polo emocional sino también un estímulo. Al atenderlos, los nietos notan muchas diferencias que los intrigan y amplían sus horizontes. Escuchan diferentes historias, descubren otros hábitos, épocas y estilos de vida, hacen preguntas sobre la vida del pasado y escuchan atentamente las respuestas. El desarrollo de la inteligencia, el lenguaje y la sociabilidad también ocurre a través de la acción de los abuelos.

Colaboración con los padres

Si los abuelos reemplazan a sus padres durante el día, es importante que estén de acuerdo con ellos en una serie de procedimientos y deberes: desde las comidas hasta las horas de dormir, desde la nutrición hasta los juegos al aire libre. A menos que los padres, por alguna razón, abdican de su tarea o no puedan hacerlo, el papel principal hacia sus hijos es de ellos.

El papel del abuelo y la abuela es un papel de apoyo y, por lo tanto, es importante no crear demasiadas discrepancias.. Los niños pequeños, por ejemplo, necesitan encontrar tiempos y ritmos similares a lo largo del día, así como puntos de referencia y rutinas que brinden seguridad. Por tanto, si los abuelos quieren ser un recurso y no un problema, tendrán que intentar adaptarse lo más posible al estilo de sus padres. Esto no significa evitar expresar opiniones personales u opiniones diferentes; el secreto está en los modos y tiempos en los que se interviene.

Ciertamente no frente a los nietos, no cada dos días, ni en forma de crítica. La precaución y la diplomacia son generalmente las virtudes de la tercera edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *