Llega un bebé: Comienza una nueva aventura

El nacimiento de un hijo representa un momento único y mágico que da cuenta de un proyecto familiar y de pareja en el que entran en juego diferentes factores y sentimientos. Los meses de espera, que separan a los futuros padres de la llegada del bebé, constituyen un importante período de formación y aprendizaje que la pareja tiene que afrontar.

Pasando gradualmente de la condición de hijos a la de padres. Ambos socios desarrollan una nueva conciencia de sí mismos e un nuevo mundo emocional y relacional que los guiará en la aventura de ser padres.

¿Qué significa ser padres?

A lo largo de los años, numerosos estudios han demostrado lo importante que es afrontar con ilusión este momento vital para la pareja. A diferencia del pasado, hoy cada vez más la elección de tener un hijo representa una decisión concreta y conscientemente madurada, y es por ello que incluso la acogida del recién nacido se puede afrontar por un camino de conocimiento.

Con el tiempo, las propuestas de cursos para acompañar el parto se han multiplicado, no solo para ayudar a la mujer y al futuro nuevo padre a afrontar mejor el trabajo de parto y el parto, sino también para emprender un camino y una reflexión sobre el significado de ser padres, apoyando a la pareja en la planificación del nuevo rol que les espera.

Esto significa que este camino adquiere aún más concreción con el nacimiento del bebé, ya que acompaña a la pareja incluso en las primeras etapas de su aventura parental.

Un gran cambio para todos

Después del parto y la estadía en el hospital, ¡finalmente llega el regreso a casa! Es lo más deseado por quienes se están preparando para ser mamá o papá, pero también es un período muy delicado, tanto para los individuos como para la pareja.

De hecho, la nueva madre atraviesa una fase de transición llena de muchas nuevas emociones, expectativas y compromisos que, junto con el trastorno hormonal normal, a menudo pueden parecer complejos y muy exigentes: el bebé tan esperado finalmente está en sus brazos, pero de repente tiene que afrontar nuevas necesidades que, sobre todo al principio, pueden asustarla y hacerla sentir inadecuada.

Este momento de confusión es absolutamente normal y por ello es importante que las madres no se sientan culpables ante el cansancio y la fatiga.… como si no pudieran regocijarse por completo con la llegada del bebé. Como en todos los cambios importantes en la vida, de hecho, será necesario que todos encuentren sus propios tiempos y ritmos.

TE PODRÍA INTERESAR  Concepción, embarazo y parto: Entre ciencia y leyendas

Incluso el papel del padre en esta fase es todo menos secundario: la aventura de ser padre comienza para ambos y es justo tomar parte en ella, especialmente en esta primera fase en la que hay que restablecer un nuevo equilibrio dictado por los ritmos del bebé.

Es incorrecto pensar que en los primeros días debería ser solo la madre quien cuide al recién nacido y empezar a tejer una relación con el pequeño de la casa: ¡el padre tiene la vasta tarea de cuidar tanto a la madre como al bebé!

Un nuevo equilibrio para la mujer

Veamos juntos algunas precauciones que los nuevos padres podrían adoptar en los primeros días después de regresar del hospital.

Para las mamás, será de suma importancia date tiempo para encontrar tu equilibrio, sin prisas y permitiéndose momentos de descanso cuando el niño o la niña duerme. La falta de sueño, a largo plazo, puede tener repercusiones en el estado de ánimo y la positividad, especialmente en un momento tan rico, alegre pero ciertamente desafiante.

Cuídate ahora será mas importante que nunca: Puede parecer imposible, pero poder labrar pequeños momentos resulta una estrategia muy útil para afrontar mejor el cambio. A veces bastan pequeñas cosas agradables para dedicarlas a uno mismo (un pasatiempo, leer un buen libro, una invitación a la casa de un amigo) para sentirse fuerte a pesar del cansancio y afrontar todas las novedades con ánimo positivo.

Al principio puede parecer difícil, porque al llegar a casa toda la atención estará centrada en el niño y en ocasiones te sentirás casi incapaz de manejar todos los aspectos. Sin embargo, después de los primeros días, cuando el nuevo ritmo sea ahora parte de la vida cotidiana, las cosas parecerán gradualmente más simples.

Por tanto, cuando ha pasado esta primera fase de excitación, retomar el contacto con las conocidas y amigas que se conocieron antes del parto puede ser de gran ayuda, así como salir de casa a dar un paseo para desconectar del entorno hogareño y tal vez conocer a otras madres. con sus bebés. Incluso si el niño es muy pequeño, salir y disfrutar del tiempo al aire libre es importante y muy saludable para todos.

TE PODRÍA INTERESAR  La función del dolor en el parto

El papel del padre

Como anticipábamos, el papel del padre también es de crucial importancia: poder gestionar todo, especialmente en una nueva etapa de la vida, no es fácil y Las madres a menudo se inclinan a querer controlar todo, a menudo tratando de hacer lo imposible..

Es importante aprender a delegar; ayudar, por ejemplo con las tareas del hogar, en esta etapa puede ser una verdadera panacea. Si durante el día el padre puede pasar tiempo en casa, es justo que tenga su espacio en el manejo del niño, haciéndose lo más útil posible. Incluso de noche, para poder descansar los dos, a veces puede ser útil para organizar turnos reales.

Si la madre está amamantando, por ejemplo, el padre podrá ayudar con el cambio de pañal y con la vuelta al sueño del bebé (si no ha ocurrido ya durante la alimentación), permitiendo así que la madre descanse; mientras que en el caso de que la comida se realice con biberón, mamá y papá pueden organizarse para que todos puedan disfrutar del descanso adecuado.

Nueva vida para la pareja

Y finalmente, un consejo para ambos padres: mantengan activa una buena relación, ¡aquí es donde comenzó su aventura como padre! Debido a las necesidades laborales, el padre suele estar ausente la mayor parte del día, pero es fundamental poder reservar momentos para dos, contarnos sobre el día anterior y mantener activo el diálogo y la discusión dentro de la pareja.

Apoyarse mutuamente en esta nueva etapa será de gran ayuda para ambos … ¡el bebé recién llegado, la familia y la pareja son fruto del compromiso de ambos y dan una gran satisfacción!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *