Dermatitis atópica en niños: Síntomas y tratamiento

Con el término «dermatitis”Indica una inflamación general de la piel. La piel se irrita porque, desde el nacimiento, carece de los elementos que normalmente la hacen más resistente y en consecuencia tiende a perder líquidos, a secarse e inflamarse bajo la acción de algunos agentes externos.

La dermatitis se define como “atópica” cuando los afectados tienen una predisposición genética a desarrollar alergias, especialmente de tipo respiratorio (polvo, polen, etc.). En este artículo, sin embargo, exploramos la llamada «dermatitis del pañal».

Causas

¿Cuáles son los factores externos que causan la dermatitis atópica? Sustancias frías o irritantes (como polvo), detergentes agresivos o tejidos incómodos (sintéticos, lana), contaminantes ambientales e incluso situaciones estresantes.

Contrariamente a la creencia popular, esta enfermedad rara vez y en casos muy graves está relacionada con alergias alimentarias, por lo que casi nunca están indicadas pruebas especiales o dietas.

Síntomas

La dermatitis atópica se presenta con piel seca que en algunas áreas tiende a enrojecerse, humedecerse y picar. El prurito puede ser constante, generalmente más intenso por la noche, y puede ocurrir incluso en ausencia de lesiones. Dermatitis atópica en bebés y niños pequeños (de 3-6 meses hasta un año) aparece con mayor frecuencia en el rostro.

A la edad de 5 años, las lesiones son más comunes en las extremidades y el tronco, mientras que, en los niños mayores, generalmente ocurren en los pliegues del codo y las rodillas, y alrededor de los ojos y la boca.

Por lo general, además de la piel seca, puede haber manchas ovaladas o redondas, claras o blancas, que los médicos llamamos «pitiriasis alba». A veces, también debido a las pequeñas heridas que los niños obtienen al rascarse, pueden producirse sobreinfecciones cutáneas bacterianas y la piel puede volverse aún más húmeda o tener áreas con costras y pus.

TE PODRÍA INTERESAR  Pies planos » Características y factores en los niños

Diagnóstico

El diagnóstico de Dermatitis atópica es clínico y lo realiza el pediatra sin necesidad de ningún examen. Cuando no haya piel seca ni picazón, se deben buscar otras causas.

Remedios naturales

Tratar su piel con mucho cuidado e hidratarla es la mejor manera de reducir los brotes y la gravedad de los síntomas.
Veamos algunos consejos útiles:

  • El baño puede ser diario pero es importante que no supere los 5 minutos, ya que la estancia en el agua extrae líquidos y reseca aún más la piel. Incluso mejor sería la ducha
  • El detergente a utilizar debe ser suave y lo más natural posible, como el jabón de Marsella o de alepo.
  • Después del baño, o al menos una vez al día, todo el cuerpo debe hidratarse con una crema base: entre los productos naturales son buenos el aceite de almendras o incluso la manteca de karité (este último si la piel está particularmente seca, pero conviene esparcirla bien)
  • No frote para secar al bebé, seque con toallas suaves
  • Lave la ropa con jabón de Marsella y evite los detergentes fuertes
  • Utilizar prendas de fibras naturales y poco coloreadas, al menos en cuanto a ropa interior

Tratamiento y terapia

En las lesiones «activas» (las rojas y a menudo húmedas) es necesario aplicar un poco de cremas antiinflamatorias, generalmente basado en cortisona, en pequeñas cantidades y hasta que desaparezca el síntoma.

Las cortisonas de última generación tienen una baja absorción y por tanto no implican efectos secundarios para el organismo; en ocasiones son recetados por el pediatra en preparaciones “galénicas”, o mezcladas con otros componentes para atenuar el poder de la cortisona y aprovechar los efectos hidratantes y antiinflamatorios de ingredientes como el aceite de oliva o el óxido de zinc.

TE PODRÍA INTERESAR  Miopía y otros problemas de visión en niños » Tratamientos y remedios

Dado que la picazón es causada por la piel seca y no por la liberación de histamina, los antihistamínicos funcionan poco y se prescriben solo en casos especiales.

Cuando se producen sobreinfecciones bacterianas pueden ser útiles los baños con hipoclorito de sodio diluido y cremas antibióticas, siempre por prescripción del pediatra, pero si tratamos la piel de nuestro bebé con cuidado, este problema raramente se presentará.

Hidratación

Recordemos que el piel atópica depende de una predisposición genética, debe manejarse bien y tiende a repetirse. La mejor terapia es hidratar la piel y aplicar ungüentos de cortisona en las lesiones (cuanto antes se inicie este tipo de tratamiento, antes la piel volverá a la normalidad).

La dermatitis atópica tiende a mejorar con el crecimiento, pero en algunos casos puede permanecer o reaparecer incluso en niños mayores y adultos. No se requieren pruebas o dietas especiales, solo mucha paciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *