Alimentos y asfixia: Medidas para prevenir los riesgos

La asfixia es una de las principales causas de muerte infantil y el período más crítico es el que va de 0 a 4 años. ¿Una de las principales causas de asfixia? Los alimentos; huesos de pollo y de pescado (32% de los casos), cacahuetes (22%) y semillas (16%) son los alimentos que provocan accidentes con mayor frecuencia.

La gravedad de los síntomas está relacionada con la forma, la consistencia y el tamaño del alimento ingerido: por ejemplo, las salchichas, por su consistencia y forma redondeada, representan uno de los alimentos más peligrosos. En conclusión, necesita saber qué alimentos requieren más atención y cómo prepararlos para minimizar el riesgo de asfixia.

Cosas que saber

La alta incidencia de episodios de atragantamiento se debe a que el bebé tiene pequeñas vías respiratorias, mala coordinación entre masticar y tragar alimentos sólidos, dentición incompleta (los molares, necesarios para reducir la comida en un bolo suave, crecen alrededor de los 30 meses), tienen un frecuencia respiratoria alta y tienden a realizar múltiples actividades al mismo tiempo (por ejemplo, comer mientras corren, juegan, hablan, miran televisión o una tableta).

Los alimentos pequeños (cacahuetes y semillas) y los demasiado grandes (trozos de frutas y verduras crudas) son peligrosos, ya que los primeros corren el riesgo de acabar en el tracto respiratorio antes de que el niño pueda morderlos, mientras que los segundos son difíciles de manejar al masticar.

Los alimentos con formas redondas (cerezas y uvas) o con formas cilíndricas (wurstel y zanahorias) son los que tienen mayor riesgo de ser aspirados. y, en las situaciones más graves, pueden obstruir por completo el paso del aire.

TE PODRÍA INTERESAR  ¿Los niños pueden tomar café?

Los alimentos duros (zanahorias), los alimentos pegajosos (mantequilla de maní), los fibrosos (apio) y los alimentos exprimibles (salchichas y malvaviscos) también son peligrosos.

Come de todo, sí, pero con precaución

Ciertamente no queremos transmitir el mensaje de que los niños no deben comer cerezas, uvas o zanahorias, pero estos alimentos deben ofrecerse de manera que se minimice el riesgo de asfixia.

Bastará observar unas sencillas reglas en su preparación, para modificar su forma (cortar los alimentos cilíndricos en tiras o redondos en cuartos), la consistencia (eliminar costillas y filamentos o cocer los alimentos hasta que se ablanden) y las dimensiones (cortar en trozos pequeños o picar / rallar).

Finalmente, una regla que también resume las demás: siempre que sea posible, lo mejor es comer todos juntos alrededor de una mesa, porque, además de ser un momento de encuentro para toda la familia, representa, para los más pequeños, la oportunidad de observar (y aprender) a comer bien.

Las principales reglas

Hay algunas reglas simples de comportamiento que, si se observan cuidadosamente, reducen el riesgo de asfixia:

  1. El niño debe comer en la mesa, sentado con la espalda recta, y no debe comer si juega, se distrae con la televisión o los videojuegos, corre o está en el coche.
  2. En casa o en un restaurante, se debe crear un ambiente relajado y pacífico durante las comidas y no alimentar al bebé mientras llora o ríe.
  3. No se debe dejar al niño solo mientras come y se debe alentar a que coma lentamente, tome bocados pequeños y mastique bien antes de tragar.
TE PODRÍA INTERESAR  Las causas de la obesidad en los niños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *